Cuidado del Bebé

JOHNSON'S BABY®
DESITIN®
#1 preferida por pediatras en Estados Unidos.
COTONETES®
Son para toda la familia.
X
El estado de mi bebé

Primer trimestre (Semana 1 a la 12)

Durante esta primera fase el bebé, que es todavía un embrión, ha desarrollado algunos sistemas. A las siete semanas ya está midiendo 7.5 cm, los nervios y los músculos funcionan, y empiezan a establecer reflejos: tu bebé se mueve pero no lo alcanzas a percibir porque está todavía muy pequeño. Ya verás como su desarrollo es rápido.

En este período se formará la columna vertebral y aparecerán los fundamentos del cerebro. El corazón empieza a palpitar, se forman los vasos sanguíneos y el cordón umbilical se une con la placenta. También aparecen las extremidades y los genitales; para el final de este trimestre será posible distinguir sus párpados cerrados y sus deditos, que están completamente formados.

Segundo trimestre (Semana 13 a la 28)

En este trimestre el bebé está formado, de ahora en adelante crecerá y se fortalecerá. Para la semana 28 tu hijo será capaz de mantener una vida independiente aunque con cuidados especiales. Ahora, tu hijo podrá flexionar los codos y las rodillas, cerrar sus deditos para formar puños o chupárselos.

Para la semana 20, o antes, podrás sentir sus movimientos levemente, como si se tratara de burbujas que golpearan contra tu abdomen. Podrá toser o tener hipo y su cabecita será más proporcional a su cuerpo. Los pulmones estarán casi desarrollados y el cuerpo estará cubierto por una capa espesa de grasa llamada vernix que sirve para proteger el cuerpo del bebé de los efectos del líquido amniótico.

Tercer trimestre (Semana 29 a la 40)

El bebé está casi listo para nacer y se ha ubicado con la cabeza en dirección a la pelvis de la madre. Este es el momento de mayor desarrollo de su cerebro y su cuerpo está lleno de pequeños vellos. Como el espacio empieza a ser restringido, sentirás sus movimientos más fuertes. Para la semana 40 medirá aproximadamente 51 cm. En esta última semana la vernix habrá disminuido y de ella sólo quedarán algunos vestigios en los pliegues de la piel del bebé. Podrá tener sus ojos abiertos y diferenciar la luz de la oscuridad, está listo para nacer.