Cuidado del Bebé

JOHNSON'S BABY®
DESITIN®
#1 preferida por pediatras en Estados Unidos.
COTONETES®
Son para toda la familia.
X
La importancia del control prenatal

El embarazo es una experiencia maravillosa y única que y debe ser disfrutada al máximo por los futuros padres, pero conlleva una gran responsabilidad, pues de los cuidados que se tenga desde el inicio del mismo dependerá el crecimiento y desarrollo del futuro bebé.

Por eso es aconsejable planificar el embarazo, para que cualquier inconveniente sea tratado a tiempo. Si estás embarazada, es recomendable iniciar el control prenatal cuanto antes, para evitar complicaciones.

El control prenatal consiste en una visita mensual al doctor en la cual te tomará la  presión arterial, medirá el crecimiento de tu abdomen, controlará el aumento de tu peso, enviará pruebas de laboratorio y ecografías , todo esto para determinar que todo esté bien.

Todas las mujeres embarazadas, sin excepción,  hasta la semana 28, luego las consultas deben ser cada 2 semanas hasta la semana 36 y cada semana desde la semana 37 hasta el parto o la cesárea.

En condiciones de bajo riesgo y pacientes sin problemas se puede utilizar un esquema más flexible y con menor número de consultas, pero esto depende del criterio del médico en común acuerdo con su paciente. Si la madre presenta un embarazo de alto riesgo las consultas dependen de lo que el médico determine , lo más probable es que se den con mayor frecuencia

El objetivo más importante del control prenatal es prevenir, orientar, disminuir los factores de riesgo, detectar problemas de salud y tratarlos a tiempo como por ejemplo:

  • Infección urinaria sin síntomas.
  • Infecciones genitales asociadas al aborto o infección del recién nacido.
  • Anomalías congénitas, cardiacas o hidrocefalia.
  • Enfermedades hereditarias y síndromes genéticos.
  • Infecciones congénitas como la rubéola fetal.
  • Enfermedades cromosómicas como  el Síndrome de Down.
  • Embarazos múltiples o embarazo gemelar.
  • Amenaza de parto prematuro.
  • Problemas placentarios como: placenta previa y desprendimiento prematuro.
  • Presión arterial alta.
  • Trastornos de crecimiento fetal o diabetes del embarazo.
  • Incompatibilidad de grupo sanguíneo o enfermedad por Rh incompatible.
  • La buena relación con tu doctor hará que se le faciliten las cosas que parecen complicadas y que la experiencia del nacimiento de tu bebé sea lo que tiene que ser: uno de los días más especiales de tu vida.