Cuidado del Bebé

JOHNSON'S BABY®
DESITIN®
#1 preferida por pediatras en Estados Unidos.
COTONETES®
Son para toda la familia.
X
Preguntas Frecuentes Parto

Después del parto, ¿Cuánto tiempo debo esperar para tener relaciones sexuales de nuevo?

Con el nacimiento de tu bebé lo más probable es que, al menos por un tiempo, no se te pase por la cabeza tener un momento de intimidad con tu pareja. Sin embargo, lo más recomendable para reiniciar la vida sexual después del parto es esperar a que desaparezca el flujo de loquios, es decir, cuando tu flujo vaginal deje de ser rojizo.
Con el papel de nuevos padres, puede que tanto tú como tu pareja pierdan la líbido (o deseo sexual), ambos tendrán que estar preparados para esto, ya que muchas veces las primeras relaciones después de haber tenido un bebé pueden resultar problemáticas y hasta frustrantes. Es sólo cuestión de acostumbrarse a los cambios y de no tomarse todo tan a pecho, el diálogo y la compresión mutua serán sus mejores aliados.
Quizás sientas aún un poco adoloridos los músculos de la región genital y sientas los tejidos rígidos y delicados, pero la espera no les hará recobrar su elasticidad más rápido en cambio puedes usar una ayuda como un gel lubricante (K-Y de Johnson & Johnson) porque lo más probable es que, por la baja en los niveles de estrógenos durante la lactancia, sientas resequedad en la vagina y esto podría producir dolor o sensibilidad en la penetración.

¿Cómo hago para saber si he superado mi límite de peso?

El incremento de peso de una mujer embarazada oscila entre 9 y 13.5 kilogramos y se acelera entre la semana 24 y la 32. Antes de pensar si has subido demasiado de peso ten en cuenta que el volumen de tu sangre ha tenido que aumentar paulatinamente en un 50% y que el útero, la placenta, el líquido amniótico y el feto representan más de la mitad del peso que ganas durante la gestación.
El peso de cada una de nosotras durante el embarazo depende de la constitución propia, es decir, cada aumento de peso es individual.
No obstante, no es bueno aumentar de peso sin control y menos por una alimentación desequilibrada porque el exceso de grasa se acumula en las fibras musculares del cuerpo, en las arterias y en el útero, haciendo que en el momento del parto la contracción se dificulte y por tal motivo, la madre tenga que ser sometida a una cesárea.
Las sugerencias para la alimentación durante el embarazo, generalmente consisten en largas listas de lo que se debe comer y cómo debe prepararse. Estas guías no tienen en cuenta que la mayor parte de las mujeres no siempre están en casa y que sus necesidades alimentarias son distintas.
Al respecto, lo mejor es pedirle un buen consejo al médico y evitar los alimentos no procesados, incluir mucha fibra, asar en lugar de freír, evitar alimentos altos en calorías y poco nutritivos como chocolates y gaseosas. Puedes visitar nuestro artículo sobre alimentación, seguramente te servirá como guía para optimizar el proceso de absorción de nutrientes.

¿Cómo puedo determinar la fecha de mi parto?

Aunque la fecha del parto será siempre estimativa (sólo en un mínimo porcentaje las mujeres embarazadas tienen a sus bebés en la fecha pronosticada), el método utilizado comúnmente por los médicos para pronosticar la fecha del parto es tomar el mes y día de tu última regla y sumarle nueve meses y siete días.
Si tu menstruación se produce exactamente cada 28 días, habrá más posibilidades de que la fecha del parto se aproxime a los cálculos. En cambio, si tu periodo es irregular, este método no será útil en absoluto. A medida que evoluciona tu embarazo será posible detectar ciertos síntomas o características que te anunciarán que el parto se acerca.

Cada día me entero de que son muchas las cosas de mi vida diaria que pueden representar un riesgo para mi embarazo. A veces siento que incluso dentro de mi casa no estoy segura.

La amenaza que hoy representa el medio ambiente para una mujer embarazada no es mayor a la que tuvieron que enfrentar nuestras abuelas hace algunos años. Si bien es cierto que la exposición a ciertos agentes del medio ambiente puede hacerte daño a ti y a tu bebé, debes tan sólo detectar qué cosas representan más o menor riesgo y evitarlas o tener mayores precauciones. Aquí te damos algunas sugerencias:
Aunque no se ha comprobado científicamente si ciertos productos de limpieza pueden ocasionar algún daño al bebé, es mejor que a la hora de limpiar la casa tengas un poco más de cuidado. No huelas directamente los amoniacos o productos para el aseo, trata de que el sitio que vas a limpiar tenga buena ventilación y usa guantes de plástico que te protejan.
Evita usar productos que en sus etiquetas anuncien su toxicidad y no mezcles amoniacos con productos a base de cloro, la combinación produce vapores tóxicos.
Manténte lejos de los insecticidas.
Sólo bebe agua pura.
Nunca te autoformules.

¿Podré viajar en este estado?

Claro que puedes viajar. La mayoría de los viajes son considerados seguros para las mujeres embarazadas, sin embargo no sobra consultarlo con el médico antes de tomar la decisión y, además, tener presente que hay algunas aerolíneas que restringen el viaje de mujeres embarazadas que superan el tercer trimestre de gestación.

Si el viaje es por tierra, asegúrate de parar eventualmente para estirar las piernas y caminar un rato, estar todo el tiempo sentada puede resultar agotador. Si el viaje es en avión, levántate y camina un poco por el corredor.
No vueles en aviones desprezurizados, esto puede comprometer la inhalación de oxígeno. Puedes averiguar esto directamente en la aerolínea.
Si viajas a algún país en donde sea necesaria la aplicación de alguna vacuna, no dudes en consultar antes con tu médico qué tan apropiado es vacunarse según tu tipo de embarazo.
No olvides usar el cinturón de seguridad.

¿Puedo manejar en estado de embarazo?

Claro que puedes. Sin embargo ten en cuenta que el cinturón de seguridad debe ir debajo de tu abdomen y la parte que va sobre el brazo debe quedar entre los senos.

¿Puedo tener sexo durante el embarazo?

Sí puedes siempre y cuando tu embarazo se esté desarrollando en condiciones normales, es decir, mientras no tengas un embarazo de alto riesgo. Para ampliar la información al respecto puedes leer nuestro artículo de cambios en tu cotidianidad en la sección de embarazo en Cuidados para ti.