X

¿Los hilos o sedas dentales

son todos iguales?

La calidad de la higiene bucal pende de un hilo

Autor: Prof. Dr. Vinícius Pedrazzi

- Professor Asociado aI Departamento de Materiales Dentales y prótesis de la faculdad de Odontología de Ribeirão Preto da USP
- Especialista en Endodoncia y Prótesis Dental

Historia

Hay registros sobre el uso de instrumentos para limpieza mecánica de rutina de los dientes desde hace 3.500 años AC. Arqueólogos como Leonard Woolley (1880) relataron el uso de palillos dentales hechos a partir de madera, bronce, plata y oro por los babilonios y los sumerios1.

Técnicamente, el hilo o seda dental es una invención antigua. Los investigadores encontraron “hilos dentales” (producidos con ramas y fibras vegetales) y palillos dentales en fisuras dentales y espacios interdentales de humanoides prehistóricos. El hecho de creer que ellos conocían la técnica del uso del hilo dental – e incluso hilos dentales rudimentarios – parece algo ilógico, pero es racional considerar que nuestros antepasados se alimentaban básicamente de carne de caza y que las fibras provenientes de esa alimentación acababan presas en los espacios interdentales.

Levi Spear Parmly (1790-1859), un dentista de Nueva Orleans, es considerado el inventor del hilo dental moderno, por haber comenzado a hacer uso de uno obtenido a partir de un pedazo de seda tratada, allá por 1815. En 1822, la Compañía Codman & Shurtleff, Inc. en Randolph, Massachusetts, comenzó la producción en masa de la seda dental sin cera para uso comercial doméstico. La compañía Johnson & Johnson de New Brunswick en Nueva Jersey, fue la primera que patentó el hilo dental en 18982.

El Dr. Charles C. Bass desarrolló un hilo dental de nylon como sustituto al de seda durante la segunda guerra mundial. Bass fue el responsable por la institución del uso del hilo dental como una parte importante de la higiene dental de rutina. Los hilos dentales son materiales filamentosos utilizados para la higienización dental, limpiando las almenas proximales de los dientes que por lo general son poco accesibles a la acción del complejo cepillo/pasta de dientes3.

El hilo dental es un dispositivo médico de clase I (#872.6390), indicado para la limpieza interdental, para retirar el biofilm o placa dental y las partículas de alimento de los espacios interdentales, para prevenir las caries dentales y la enfermedad periodontal4.

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, la inflamación bacteriana de la encía causada por la acumulación de residuos alimenticios entre los dientes, aumenta en el 72% el riesgo de enfermedad cardiovascular y el uso regular del hilo dental es el principal medio de prevenir ese evento5. Se sabe que solamente el 25% de los estadounidenses usan el hilo dental6.

Según el CDT (Council on Dental Therapeutics) de la American Dental Association (ADA), en las denticiones relativamente normales en las que el espacio interdental está cubierto por la papila dental, el hilo es efectivo para la retirada de hasta el 80% del biofilm interdental. Siendo así, el número de caries puede reducirse significativamente y se previene la enfermedad periodontal, lo que ha hecho que muchos dentistas crean que el hilo debería ser el método principal de retirada del biofilm dental7-10.

Las alteraciones de las materias primas con las que se prepara el hilo dental buscan alcanzar una mayor efectividad en la retirada del biofilm interdental. Los hilos dentales puedes producirse con filamentos de seda, nylon, polímeros, resina termoplástica, politetrafluoroetileno y polipropileno, pudiendo estar entrelazados o no, y también revestidos con cera, además de contener agentes terapéuticos8,10,11.
Pueden ser cilíndricos o planos (mayor superficie de contacto) o también, bajo un sistema único y complejo, los denominados “súper hilos” en incluyen un hilo cilíndrico, una cinta plana y un hilo texturizado8.

El seda dental actualmente

La más moderna tecnología emplea el polipropileno entrelazado que además de ofrecer alta resistencia a desfibrarse debido a la trama formada entre los mechones de fibra paralelos y a la tecnología de entrelazamiento, proporciona una mayor retirada del biofilm interdental debido a la mayor capacidad de “arrastre” o imbricación física10,11 (Figura 1).

Figura 1.

A = Hilo dental Johnson & Johnson Reach Expansion Plus
(polipropileno entrelazado)
B = Hilo dental cilíndrico de nylon torcido Sanifill®
C = Hilo dental de polipropileno liso Sanifill Premium® (sin entrelazamiento)

El hilo dental Johnson & Johnson REACH® Expansion PlusTM (A), propietaria de la patente de entrelazamiento, demostró en un estudio clínico de Pedrazzi et al (2006) una mayor eficacia en la retirada del biofilm interdental que otros congéneres de mercado producidos con polipropileno liso (B) o nylon torcido (C) y que además libera un sabor residual (after taste) que agrega valor a la seda dental facilitando la orientación y el incentivo de uso (Figura 2).

El hilo dental Johnson & Johnson REACH® Expansion PlusTM (A), propietaria de la patente de entrelazamiento, demostró en un estudio clínico de Pedrazzi et al (2006) una mayor eficacia en la retirada del biofilm interdental que otros congéneres de mercado producidos con polipropileno liso (B) o nylon torcido (C) y que además libera un sabor residual (after taste) que agrega valor a la seda dental facilitando la orientación y el incentivo de uso (Figura 2).

Figura 2.

Superioridad de la retirada de biofilm interdental del Hilo Dental A (Johnson & Johnson REACH® Expansion PlusTM) en comparación con los Hilos Dentales B (Sanifill®) y C (Sanifill Premium®).

Se realizó otro estudio con hilos dentales, en donde el hilo dental Johnson & Johnson REACH® Expansion PlusTM (polipropileno entrelazado) se comparó con 3 hilos dentales, dos producidos con nylon torcido y con cera (uno de la propia Johnson & Johnson) y uno que es de monofilamento (PTFE, Oral B®) con el objetivo de analizar la capacidad de retirada del biofilm interdental. El hilo dental Johnson & Johnson REACH® Expansion PlusTM demostró ser superior en hasta un 40% para la retirada del biofilm interdental en comparación a los demás hilos estudiados12.

Algunas sedas dentales también pueden contener agentes terapéuticos. El hilo dental Johnson & Johnson REACH Tartar Control, elaborado en polipropileno entrelazado contiene pirofosfato tetrasódico que ha demostrado liberar la misma cantidad de agente control cálculo que su antecesor elaborado en nylon. Un estudio clínico desarrollado por la facultad de odontología de Ribeirão Preto de la Universidad de Sao Pablo fue premiado en la sesión de panelistas de la SBPqO en el 2007, por las ventajas de no deshilacharse y no herir las encías.

El estudio se realizó in vivo en una población de 10 individuos con rango de edad entre 18 y 30 años, con delineación cruzada (crossover), estructurado por medio de un cuadrado latino 2x2. Se asignaron aleatoriamente dos secuencias de hilos dentales a los individuos incluidos en el estudio, con cinco individuos en cada grupo. Cada individuo usó los hilos dentales de la secuencia que le había sido asignada una única vez, totalizando seis pasajes por área diana (definiéndose como áreas diana las dos caras interproximales de los dientes seleccionados, es decir, tres deslizamientos en cada cara dental). Antes del uso del primer hilo, así como entre el cambio de hilos, se realizó un período de neutralización de una semana (washout) sin hacer uso de ningún producto que contuviera el principio activo. Se verificó el tenor residual de pirofosfato tetrasódico empleándose el método de la cromatografía de iones, por la recogida del fluido interdental con conos de papel absorbente esterilizados. Los tenores de pirofosfato tetrasódico residual se compararon para cada hilo dental y para cada tiempo de recogida del fluido interdental. Fue posible concluir que los hilos dentales probados fueron eficientes en la liberación de pirofosfato tetrasódico en niveles terapéuticos durante un período de hasta 2 horas después de su uso.

Conclusión

La educación para la prevención es, sin duda, la herramienta más eficaz para la promoción, recuperación y mantenimiento de la salud. El hilo dental debe utilizarse en conjunto con el cepillo/pasta de dientes y complementado con un enjuague bucal siempre que sea indicado. Un estudio realizado por Sharma et al mostró que la utilización de un enjuague bucal a base de aceites esenciales juntamente con los medios mecánicos de higiene oral reduce la formación del biofilm en hasta un 70% y de la gingivitis en hasta el 36%14. El estudio realizado por Vinicius Pedrazzi comprueba que los hilos no son todos iguales: una seda dental comprobadamente superior en la eficacia de retirada mecánica de la placa bacteriana10-13, que se desfibra menos, no hiere las encías y tiene un sabor residual agradable y más duradero, es la herramienta correcta, eficaz y más adecuada para la limpieza interdental.