X

ATENCIÓN ODONTOLÓGICA AL
PACIENTE CON DIABETES

La evolución de la odontología, como ciencia, se hace evidente en los días actuales por una mayor preocupación del odontólogo en relación a la salud general del paciente. Esto ocurre a través de la integración con la medicina y atención de patologías sistémicas, que presentan manifestaciones en la cavidad bucal, y que requieren tratamiento diferenciado. De esa manera se puede garantizar tanto el restablecimiento y manutención de la salud bucal como contribuir para la salud global del paciente.Las siguientes consideraciones son relativas al tratamiento odontológico en pacientes diabéticos:

  • La anamnesis (que también abarca el examen clínico) del paciente con Diabetes Mellitus (DM) debe ser rigurosa y minuciosa en relación al tipo de Diabetes, control de la glicemia, hipertensión arterial, complicaciones de la enfermedad y medicamentos utilizados por el paciente.
  • La presencia de alteraciones vasculares que llevan a isquemias y neuropatías: estas condiciones facilitan la instalación y evolución de infecciones y consecuentemente a descompensación del Paciente Diabetico.
  • El tratamiento de estos pacientes es obligatoriamente multidisciplinario, siendo fundamental remitir a los recién diagnosticados y con deficiente control de la enfermedad al Endocrinólogo.
  • Solicitud de exámenes de laboratorio como hemograma, pruebas de coagulación, glicemia plasmática y hemoglobina glicosilada deberán anticipar del comienzo del tratamiento, para fines de decisión terapéutica y evolución del paciente.
  • AAS (Ácido Acetil Salicilico)

    Interactúa con Anticoagulantes Orales
    - Aumento del efecto del anticoagulante con mayor
    riesgo hemorrágico.

  • AINES (Anti - Inflamatorios no Esteroides)

    Interactúa con Anticoagulantes Orales
    - Aumento el riesgo de sangrado.

  • AMOXICILINA

    Interactúa con Anticoagulantes Orales
    - Aumenta la actividad de los anticoagulantes.

X

Clasificación de las
cardiopatías

El sistema cardiovascular está compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos, manteniendo relación con la circulación sistemática y pulmonar.

  • Conoce la clasificación

    La clasificación de las cardiopatías se basa en conceptos fisiopatológicos de la lesión cardiaca existente, que caracterizan un ente clínico. De esta forma, tenemos:

    • Coronariopatías,
    • Miocardiopatías,
    • Valvulopatias,
    • Cardiopatías congénitas,
    • Arritmias cardiacas,
    • Cardiopatía hipertensa,
    • Pericarditis
    • Enfermedades de la aorta.
  • Conoce los pronósticos

    En cada uno de estos grupos se encuadran pacientes con riesgos y pronósticos diferentes, porque pueden presentar:

    • Historia de la realización de procedimientos intervencionistas y/o quirúrgicos como estrategias terapéuticas que a su vez pueden resultar en: cura de la cardiopatía, limitaciones de actividades que antes no había pero aumentan la sobrevivencia, en mejora parcial de la situación preexistente ó en muerte como resultado de complicaciones agregadas a la gravedad de la cardiopatía.
    • Sometimiento a esquemas terapéuticos medicamentosos que exigen monotorización y exámenes de laboratorio periódico.
    • Necesidad de exámenes clínicos periódicospara verificación de la evolución o estancamiento de la enfermedad cardiaca.

Por lo tanto, no hay que confundir gravedad de la cardiopatía con cardiopatía grave, un dictamen médico pericial (I-Besser, 2005 apud Dutra, 2006. P. 229). lo que determina que el paciente sea portador de cardiopatía grave es cuando hay total y definitivo impedimento de las condiciones laborales y la expectativa de vida es reducida o disminuida como consecuencia de la total limitación de la capacidad física y funcional, constatadas por medio del examen clínico, exámenes de diagnostico y diagnostico de la cardiopatía.Tal clasificación engloba tanto cardiopatías agudas como crónicas, dependiendo esta limitación, a la dependencia del soporte farmacológico y/o mecánico. Se clasifica como cardiopatía terminal cuando no hay respuesta a los recursos mencionados y a la terapia quirúrgica, ó no hay indicación para trasplante cardiaco para corrección del disturbio de base, debido a la gravedad del cuadro clínico o co-morbilidades asociadas.

Es posible concluir que la misma cardiopatía puede presentarse con diferentes niveles de gravedad, en diferentes momentos, dependiendo de la adhesión del paciente al tratamiento y de la evolución o no de la enfermedad. En vista de todo esto, el informe del paciente diciendo ser portador de una cardiopatía, no auxilia al odontólogo para realizarle cualquier tipo de intervención a este individuo. La discusión sobre las diferentes cardiopatías exigiría un extenso espacio, por lo que proponemos al profesional la lectura de artículos científicos en fisiopatología cardiaca y enfatizamos la necesidad de una acción multidisciplinaria para dar y recibir apoyo en el tratamiento de cardiopatía.